segunda-feira, 8 de fevereiro de 2010

Madres

El sábado acudí a una charla que, presentía, iba a ser importante, y lo fue.

De repente, todas las ideas, sensaciones y miedos que sabía que estaban pero que no era capaz de localizar a ciencia cierta, salieron a la luz. De repente un chaval de 22 años lo dijo, nos lo dijo, alto y claro, y arrojó sobre nosotros la responsabilidad de aprender a vivir con ello. La responsabilidad de curar, de sanar, de cumplir el compromiso que adquirimos.

Y nos puso frente a frente con lo que nos espera, sin paños calientes.

Y por encima del dolor, de la incertidumbre, del miedo, de la ignorancia, está la certeza de que estaré ahí, por difícil que sea, siempre.

Porque soy su madre y porque quiero serlo.

8 comentários:

Portorosa disse...

(Me ha llamado la atención el miedo a dañar a los padres adoptivos, que él comenta en la entrevista, como uno de los obstáculos.)

Me has hecho llorar.
Suerte.
Lo vas a hacer muy bien. Muy bien.

Un abrazo.

A filla do mar disse...

Muchas gracias.

Hablando con él, comentaba que, cuando se fue de casa, se sentía como una marioneta, que cada día intentaba sostenerse mediante un hilo diferente, pero que siempre tuvo claro que había uno que estaba ahí inmutable, y que, independientemente de lo que sucediese, siempre podría tirar de él: su madre.

A filla do mar disse...

De verdad - Por David Azcona
11/03/2009
A veces me preguntan sobre mis orígenes.

¿Eres adoptado? Sí, soy adoptado. ¿Y dónde están tus padres? En casa. Pero, ¿tus padres, tus padres? En casa. Pero ¿tus padres "de verdad"? En casa.

Nosotros somos cuatros hermanos. Yo (adopción nacional), mi hermana de cinco años (adopción internacional), mi hermana de cuatro años (adopción internacional) y mi hermana de un año (biológica).

¿Qué tal estas? Muy bien. ¿Y las chinitas? Muy bien. ¿Y las que es hija "de verdad" de tus padres? Muy bien.

He decidido empezar esta entrada con estas "perlas". Una persona adoptada afronta a lo largo de su vida comentarios y preguntas de este estilo. Yo he oido referirse a mi madre como la chica que me acoge, la chica que me cuida... A veces me pregunto si la gente es mala, tonta o inculta. O quizás ciertas personas las tres al mismo tiempo.

Mi madre removió cielo y tierra hasta que me adoptó, eso es de verdad. Mi madre me cuidó y estuvo (y está) conmigo en los buenos y en los malos momentos, eso es de verdad. Mi madre me quiere y yo la quiero a ella, eso es de verdad. Creo que son estas cosas las que hacen una madre "de verdad", no un parto.

Carolaine disse...

Justa ahora el tema de la madre, por motivos que se alejan a los de tu post, me toca mucho la fibra, porque creo que ese sentimiento de colgar de un hilo es necesario en nuestras vidas, y el día que te das cuenta de que no hay ningún hilo se te encogen las entrañas, es terrible esa sensación de no tener a nadie a quien acudir en CUALQUIER MOMENTO de tu vida.

Me alegro de que pienses como piensas.

Un abrazo.

Anônimo disse...

Eu tamén estou segura de que o farás moi ben. O faredes moi ben un para o outro.

Bicos.
LLS.

A filla do mar disse...

Creo que la clave es saber compartir, también el miedo, la incertidumbre, la rabia...

Yo espero, por lo menos, no hacerlo mal, y ser capaz de rectificar y enmendar los errores que, sin duda, cometeré.

Ánimo, Carolaine, nos tienes muy desinformador ultimamente.

M Y T disse...

- que significa ser adoptado?
Una niña contesta:
- significa que tu creces en el corazón de tu mamá en lugar de crecer en su vientre.

Seguro que lo haces muy bien Filla!

NáN disse...

Parece que casi siempre da miedo siempre tener un hijo. Y que que es el miedo que nos tenemos a nosotros mismos.

¿Sabré, podré, querré?

Si alguien se hace esas preguntas, la cosa va pero que muy bien: se sabe que se acepta una gran responsabilidad.

Y paremos de contar: las responsabilidades son casi casi físicas. De lo otro, solo podemos entregar aquello que somos. Ni más, ni menos. Pobres seres humanos en un mundo que no está hecho a nuestra medida.

¿Queremos tener un hijo, queremos quererlo? A por él/ella.

Ahora salen muchas asociaciones y seguro que sus motivos tendrán. Pero si quieres a a tu hijo, si no le engañas haciéndole creer, más allá de una edad razonable, que eres superwoman. Todo irá bien. Será un hombre más en este mundo, pero con una buena base de partida. El resto se lo habrá de ganar él y no será fácil; no lo ha sido para nadie. PEro casi siempre se consigue.

Fuera miedos.