sexta-feira, 30 de julho de 2010

Orgullo patrio

Canido mola mucho!!!

- ¿Por qué lloras, X?
- ¡Porque no quiero ser español!
-¿Cómo?
- Yo solo quiero ser de Canido.



Madre mía, solo tiene 3 años, lo que se nos viene encima...

quinta-feira, 29 de julho de 2010

El patio de mi casa

El patio duerme
A las 7 de la mañana acabo de preparar el te y las tostadas. Abro la puerta del patio, coloco la taza y el plato en el suelo, al lado de la escalera, y me siento en el primer escalón, a desayunar.

Los árboles se mueven ligeramente con el viento. Se escucha el canto de al menos 4 tipos de pájaros distintos y el maullar de algún gato vecino. Todo parece dormido aún.

Mi hermano aparece en la ventana de su cocina y levanta los brazos para saludarme, desde el edificio de enfrente, más allá del patio y de los naranjos.

Al levantar el brazo para responder a su saludo soy consciente, de nuevo, de que se puede llegar a ser feliz echando de menos.

segunda-feira, 26 de julho de 2010

Instantáneas

- Pásalo muy bien ¿eh? Y dale muchos recuerdos a los abuelos.
- Zí.
- ¡Ah! Y enséñale a abuelo Triqui como andas en bici.
- Vale.
- Pues dame un beso, melón. Abur. Te quiero.
- ¡Mami, mami!
- Dime.
- Hazta luego, cenutria.

*****

Me levanto y me pongo una especie de batín, similar a un kimono.
Abro la puerta y cruzo el jardín, para observar la playa desde el camino.

- ¿Vas a bajar?
- Sí.

Antes de llegar a la arena me quito las sandalias.
Meto los pies en el agua. El paisaje es... increíble.
Dejo el kimono en la arena, al lado de las sandalias, y entro en el agua poco a poco. Cuando, a la altura del muslo, comienza a mojarme el pantalón del pijama contengo la respiración. En tres pasos más me llega a la cintura. Entonces me sumerjo completamente.

*****

Al acabar de pintarme los labios, me miro en el espejo y me revuelvo el pelo. Me veo morena y bastante guapa. Intento recordarme hace tan solo tres años atrás, sin conseguirlo.

Al salir del baño me fijo en los retratos de Cibrán colgados de la pared. Tenía 6 meses, acabábamos de llegar, y sonríe a la cámara tranquilo y feliz. Ahora estará durmiendo placidamente a la espera de una jornada de sol y playa con sus abuelos paternos. Seguramente apenas me echará en falta, como debe ser.

Al salir y cerrar la puerta de la calle recuerdo lo que me decía mi ex-marido cuando nos despedíamos por la mañana:
- Que tengas un buen viaje, que tengas un buen día y que te pasen todas las cosas buenas de la vida.

sexta-feira, 23 de julho de 2010

quarta-feira, 14 de julho de 2010

Habilidades

A veces me siento como la madre de la Pantoja.

video

video

No es para menos, no?

Claro que tiene a quién parecerse.



Si quieren ver más, aquí.

terça-feira, 13 de julho de 2010

Todas somos Sara Carbonero

Vamos, que nos gustaría serlo, quiero decir.

El Iker este es el novio que cualquier madre desearía para su hija, ¿no?
Tan guapo, con esa carita de buen chico, si tuviese una hija me gustaría tenerlo como yerno.

Yo, que de fútbol no entiendo ni jota, me he quedado la mar de contenta con este mundial. He visto todos los partidos que ha ganado la selección (anda, coño! a ver si va a ser por eso que perdieron el primero, porque yo no lo estaba viendo?) me he puesto nerviosísima, me lo he pasado muy bien y además de que he descubierto a un montón de jugadores desconocidos para mí hasta el momento, me ha servido para re-conocerme mejor.

1º. Mi edad: cuando todos los miembros de la selección son menores que mi hermano pequeño, no me queda más remedio que reconocer que lo de "joven" ya está empezando a dejar de identificarme.
2º. Mis gustos: me gustan los hombres jóvenes, lo reconozco. Quitando a Piqué, que para mí es el más guapo, mi preferido es Torres. ¿Por qué? Pues porque tiene cara de adolescente. Me encanta.
3º. La necesidad inminente de envainármela: me ha salido un hijo futbolero y españolista, (conociendo mi ideología y después de todo lo que he despotricado yo sobre el fútbol). Y, por el momento, no he hecho nada para evitarlo, más bien todo lo contrario (hasta me puse una camiseta roja, ayer). Me sorprende la capacidad de adaptación que puede llegar a tener el ser humano.

(A mi hijo, que tiene 3 años, le permití bañarse en la piscina, junto a sus primos, para celebrar la victoria. Pues eso, que manda carallo.)


quinta-feira, 8 de julho de 2010

Lo que hay que ver (I)

Comencé las vacaciones el lunes y hoy el mal tiempo nos ha obligado a hacer un descanso en nuestro maratón de sol y playa.

Ha valido la pena aunque solo sea por el descubrimiento.

No tengo palabras...