segunda-feira, 26 de abril de 2010

Quien lo iba a esperar

Un hijo le llena a una la vida de un montón de cosas, la inmensa mayoría de ellas buenas (e incluso a las no tan buenas uno puede encontrarles el lado positivo).

Pero desde luego yo no contaba con que la mía se llenase de esto:


Sí, aunque parezca mentira, mi hijo, de 3 años, prefiere que veamos 2 horas de gimnasia deportiva en lugar de una peli de Disney.

(Y yo, para que lo voy a negar, le saco muchísimo más provecho...)

6 comentários:

Portorosa disse...

Cada loco... Ya sabe.

Besos.

NáN disse...

A mí me gustan las velocistas y las de salto con pértiga. Pero las tengo que ver sin buscar excusas.

Portorosa disse...

¿Te gustan las velocistas, NáN?

QuiaSint disse...

¡Qué suerte! Eso es una ventaja para cuando tienes que pedirle a alguien que te cuide el niño. Claro, que algunos igual prefieren Disney.

NáN disse...

Sí, señor, las gacelas con cuerpo de efebo y largas piernas. ¿Cree usted que me lo debo mirar en un diván? ¿O mejor directamente en una sauna? ¿O son todo farolillos pre-post-modernistas del vacío existencial?

Portorosa disse...

Seguramente lo son (farolillos), pero qué duda cabe que esos físicos no le gustan a cualquiera.

Así somos.