sexta-feira, 28 de junho de 2013

SEMANA 26

A los de casa, las manos nos huelen a pan. Me gustan las canciones que dicen “so beautiful”. Cuando me pregunto “dónde me gustaría estar ahora?” casi siempre pienso en una playa. Hoy Cibrán se va de vacaciones. Se va...  
El diminuto centro del universo ha perdido la inercia de su giro y ya no rota, se tambalea como un juguete infantil. 

La nada más vacía, el oscuro. Esa luz que ciega y el sol impertinente que te restriega que da todo igual: la vida, querida, va a seguir aquí, contigo o sin ti. Esta vez el abismo es propio y no hay roca a la que asirse. Si por lo menos fuésemos capaces de lanzarnos, tal vez tendríamos la suerte de morir en la caída. 

1, 2, 3 si abro los ojos ahora, todo habrá acabado. 4, 5, 6 ... nada. 

Me asfixio. 

Abrir la puerta, salir corriendo. Marcharme, intentar marcharme sabiendo que he dejado la puerta abierta, que puedo volver. 

 Cobarde, gallina, capitán de la sardina.

8 comentários:

José Luis Ríos Gabás disse...

Te he leído, un abrazo.

Anônimo disse...

Estás sumida en la oscuridad y por esa razón piensas que detrás de ella solo hay un abismo. Pero no, detrás lo que hay es luz.
Las crisis solo pueden superarse desde el “yo”, nunca esperando que sea el otro el que nos salve; porque es posible que el otro igual no pueda o no sepa ayudarnos.
Depositar en el otro la responsabilidad de salvarnos no hace más que aumentar esa nada. Al otro le supone una pérdida de energía, un desgaste, se vacía.
Y viceversa.
Tienes en tí todo lo que necesitas para seguir.
No tengas miedo.
Un abrazo muy fuerte.

disse...

A veces, son las cosas pequeñas las que nos salvan. Como el olor a pan, inconfundible y familiar. Como el olor a tierra, a mar. Cantábrico si puede ser (a mí me salva la visión desde el faro Ortegal)

No, no tengas miedo. Efectivamente, todo está dentro de ti. Y consiguirás salvar el abismo

A filla do mar disse...

Un abrazo,José Luis.

Gracias, Anónima(?). Gracias, Fá.

A veces lo que resulta verdaderamente difícil es saber lo que se quiere, cómo quiere una salvarse, de qué.

Ahora, creo, lo tengo claro. Solo queda saltar, y en ello estoy.

Un beso.

A filla do mar disse...

Un abrazo,José Luis.

Gracias, Anónima(?). Gracias, Fá.

A veces lo que resulta verdaderamente difícil es saber lo que se quiere, cómo quiere una salvarse, de qué.

Ahora, creo, lo tengo claro. Solo queda saltar, y en ello estoy.

Un beso.

۞ Rociolat ۞ disse...

Lei esto, y me senti fragil...De solo pensar en saltar, el abismo, tal parece que todo hubiese sucedido ayer o hace algunos minutos atras.

Saludos

A filla do mar disse...

Dicen que el tiempo todo lo cura, Rocío, pero depende, no?

Al final, los que tenemos que curarnos somos nosotros mismos.

Un beso.

۞ Rociolat ۞ disse...

Quieres que te diga algo Filla...El tiempo todo lo cura es una mentira cochina...Esto ha sido millones de veces mas duro de lo que nunca imagine, de lo que nunca pense, ni por asomo.

No hay un dia que no piense en él, que no lo imagine, que no sienta su voz y cuando siento que ya me puede todo, me consuela mirar a su hija Iria, pero a veces me siento "Cobarde, gallina, capitán de la sardina", como lo pusiste en este post.

Te diste cuenta que jodida es la vida!, pero en fin no queda mas que vivirla si al final la vida son dos dias.

Un bico