quinta-feira, 17 de setembro de 2009

Humor familiar

En mi casa se cuenta la anécdota del día que el primo mayor empezó a ir al colegio. Mi primo lloró desconsoladamente y su madre, que es aquella a la que tanto debo, hizo lo mismo.

El cachondeo familiar ante la estampa ha sido una constante en nuestras vidas.

Y una servidora ayer se encontró en la tesitura de dejar a su vástago, por primera vez, en el cole de mayores.

Por la mañana, al despertarse, recibó el regalo que el Ratoncito Pérez le dejó a cambio del chupete (así es como se las gasta ahora el ratoncito en cuestión): un tren, con vía y todo, y una mochila para ir al colegio. Estaba exhultante.

Salimos de casa contentos y llegamos al colegio con el mismo ánimo. Entramos en el aula y su cara cambió, radicalmente. Es un aula bonita, alegre, llena de juguetes y de colores pero... no era lo que esperaba.
- Este no es mi cole, mami.
Intenté calmarlo, con un nudo en la garganta. Cuando me fui lloraba con angustia, con miedo.

Volví una hora más tarde. Aunque había estado jugando y pintando (eso sí, siempre de pie según me indicó la profesora) cuando me vio comenzó a sollozar.
- Mami, mami. ¿Nos vamos?
Contuve las lágrimas cuando lo dejé allí pero fui incapaz de contenerlas al recogerlo.

Hoy, me cuenta su padre, todo ha ido mucho mejor.

Bueno, pues ya tenemos cachondeo asegurado para la generación siguiente.

20 comentários:

A filla do mar disse...

Y esto con 3 años. Señor, lo que me espera...

NáN disse...

Cachondeo asegurado... y merecido.

M Y T disse...

Yo no me he visto en ese percal así que nunca se sabe peeeeero es que te lo mereces!Jajajaja
Este fin voy pero aún no sé el día, si puedo te aviso de alguna manera e inauguramos el frío con unos churritos....llevo cámara ;-)
Bicossss

Portorosa disse...

(Claro, MyT, como yo no estoy...)

Es habitual, ya sabemos que en dos días no pasa nada... pero es muy triste.

Besos.

Anônimo disse...

Más que triste es angustioso, o al menos para mí (a pesar de estar convencida de que lo pasamos nosotros mucho peor que ellos). Pero como dice Porto, es cuestión de un par de días. En nada estará diciéndote adiós con una sonrisa y deseando entrar para reunirse con sus nuevos amigos.

Buen fin de semana!

Un beso

María

Calamity disse...

El primer día de cole creo que ha sido traumático para la mayoría de los niños. Yo estaba preparando algo al respecto. En mi familia soy yo de quien se mofan por lo mismo.

Besines para el pequeñín. Cosa de dos días, como dice Porto.

También para ti un beso.

Anônimo disse...

Cosa de dos días sí. Pero yo, en mi caso (aunque sin lágrimas por ninguna parte) no puedo dejar de sentirme fatal por escolarizarlo con tres años.
Por no poder darle un entorno infantil adecuado hasta los 6; niños por la calle con los que jugar, tiempo para compartir, aprendizajes de otra manera.
O eso, o vivir en Friol y llevarlo al cole Waldorf.
En fin...¡ánimo para los dos!.

LLS.

M Y T disse...

Vaya Porto no sabía que no estabas aunque según lo que leí he entendido que vuelves el sábado, no?
Podemos quedar el domingo por la tarde o no te preocupes que lo dejamos para otro fin....no puedes faltar en esa foto ;-)
Buen fin de semana a tod@s!

A filla do mar disse...

NáN, lo que pasa es que usted no tiene corazón!!! (Es broma, eh? que no hay más que verlo...)

MyT, así que va en serio lo de la foto? Ja, ja, ja! Por mí, cuando querais.

María, Cal, pues dos días justos y clavados. Acaba de decirme su abuela paterna que se quedó jugando contentísimo y ni siquiera se despidió de ella :-)

L, es que lo de la conciliación laboral y familiar es una asignatura que no tengo yo muy claro cuando la aprobaremos...

Ánimo para vosotros también.

Parece que sale el sol, por aquí. Menos mal!!!

NáN disse...

Corazón todavía me queda, pero 70 cm de arterias de goretex también llevo.

¡Va a ser por eso mi dureza!

No, en serio. A mí también me dio pena, con menos de dos años, dejarlo en una guardería de barrio que era un espluzne, pero no tenía más remedio, porque L viajaba mucho en aquel tiempo, unos 5 meses al año.

Busqué otra mejor, aunque más lejos, y ya me sentí bien. Los niños son más duros de lo que parece. O hay que ponerlos en situación de que se hagan. No se les puede tener en una burbuja siendo la sociedad como es. Y tenemos que alegrarnos de cómo se adaptan y van venciendo las dificultades. Tenemos hijos que han de convertirse en seres autónomos.

En mi caso, por la enfermedad de mi madre, como en aquellos tiempos no había guardería ni nada de eso, con menos de tres años me llevaron a una academia con dos aulas, una para menores de 7 y otra para niños de 7 a 10 años. La llevaban dos hermanas (maestras republicanas represaliadas) y solo asistíamos los niños que teníamos problemas en casa o no eran admitidos (por problemas) en la enseñanza regulada.

Siempre he agradecido aquel año y medio en el que me convertí en un pequeño salvaje. Me vino muy bien. Me despertaba antes que nadie, cogía mi cabás y, con el pijama puesto, me sentaba en la sala a esperar, con el cabás encima, que me dieran de desayunar, mi vistieran y me llevaran a mi querido "infiernillo".

Todo antes que quedarme en una casa en la que tenía que "reinar el silencio".

A filla do mar disse...

De acuerdo contigo NáN. Debemos preparar a nuestros hijos para que sean capaces de vivir en el mundo y en la sociedad que les ha tocado. Aportarles las herramientas necesarias para hacer frente a las dificultades y ser capaces de salir de ellas. Y hacerlo siempre con cariño, comprensión y respeto (y empatía, coño!, que somos muy poco empáticos con los niños).

Yo lo intento, que conste, pero eso no le quita que me duela y me resulte muy duro a veces.

Y bueno, es que mi enano lleva ya una mochila bien repletita a su espalda, y ha tenido que superar lo suyo, ya.

Y se ve que de resilencia anda sobrado, que ni adiós le dijo a su abuela esta mañana...

NáN disse...

¿Ves? No digo que no duela. Digo que deberíamos incluso alegrarnos (siempre que nos hayamos asegurado de que las condiciones son buenas).

Pero si duele, ¡que no te lo note! Y no compensarle nunca específicamente por lo que es su deber.

Anônimo disse...

No puedo estar más de acuerdo contigo NáN!

Y la última frase, la de no premiar por algo que se supone que tienen que hacer, ya la he repetido yo unas cuantas veces, pero a veces con la familia es que no se puede ...

Buen fin de semana a todos!

Carolaine disse...

A filla, mi hermano y mi cuñada lloraron una semana entera hace dos, cuando dejaron a mi sobrino de 1 año y medio en la guardería, pobres... él lloraba sólo cuando los veía, luego ni se acordaba. Pero debe ser algo muy duro para los padres.

MYT, he leído cámara??? De verdad??? Ayyyy, que ilusión! :)

A ver si podéis estar todos, porfaaaaaaa.....

NáN disse...

Como no voy a estar. Como no puedo estar. Como no estoy.

Portorosa disse...

Por no poder darle un entorno infantil adecuado hasta los 6


LLS, no sé si la interpreto mal, pero a mí esta frase me parece un poco exagerada.

Besos.

hitlodeo disse...

He pasado dos veces por ese trance, y no lloré, pero me fui de allí pensando en entregarme en la primera comisaria y que me encerraran por malos tratos.
Eso sí, en mi caso el segundo día, como ya sabían a donde iban, fue peor que el primero.

Portorosa disse...

Eso sí, en mi caso el segundo día, como ya sabían a donde iban, fue peor que el primero.


:D

A filla do mar disse...

Bienvenido Hitlodeo!
Pues mi hijo ya está encantado. Se queda la mar de contento y sale cantando así que, supongo, debe de pasar un rato más que agradable allí dentro.

(Claro que no sabe lo que le espera después. Se me abren las carnes sólo de pensarlo... buf!)

Mister blong disse...

Cachondeo no, a mí me parece muy tierno. Me imagino la escena y no tiene nada de vergonzosa o de cachondeo, sino de tierna, muy tierna. Y un recuerdo muy bonito para ti. Me imagino como os reiréis cuando dentro de uno años se lo cuentes a Cibrán.