segunda-feira, 26 de julho de 2010

Instantáneas

- Pásalo muy bien ¿eh? Y dale muchos recuerdos a los abuelos.
- Zí.
- ¡Ah! Y enséñale a abuelo Triqui como andas en bici.
- Vale.
- Pues dame un beso, melón. Abur. Te quiero.
- ¡Mami, mami!
- Dime.
- Hazta luego, cenutria.

*****

Me levanto y me pongo una especie de batín, similar a un kimono.
Abro la puerta y cruzo el jardín, para observar la playa desde el camino.

- ¿Vas a bajar?
- Sí.

Antes de llegar a la arena me quito las sandalias.
Meto los pies en el agua. El paisaje es... increíble.
Dejo el kimono en la arena, al lado de las sandalias, y entro en el agua poco a poco. Cuando, a la altura del muslo, comienza a mojarme el pantalón del pijama contengo la respiración. En tres pasos más me llega a la cintura. Entonces me sumerjo completamente.

*****

Al acabar de pintarme los labios, me miro en el espejo y me revuelvo el pelo. Me veo morena y bastante guapa. Intento recordarme hace tan solo tres años atrás, sin conseguirlo.

Al salir del baño me fijo en los retratos de Cibrán colgados de la pared. Tenía 6 meses, acabábamos de llegar, y sonríe a la cámara tranquilo y feliz. Ahora estará durmiendo placidamente a la espera de una jornada de sol y playa con sus abuelos paternos. Seguramente apenas me echará en falta, como debe ser.

Al salir y cerrar la puerta de la calle recuerdo lo que me decía mi ex-marido cuando nos despedíamos por la mañana:
- Que tengas un buen viaje, que tengas un buen día y que te pasen todas las cosas buenas de la vida.

11 comentários:

A filla do mar disse...

Se me acabaron las vacaciones. Ya he vuelto al trabajo y el enano se ha ido una semanita con la familia de su padre.

Hala! Ánimo!

Buenos días y buena semana.

Portorosa disse...

Muy buen día y muy buena semana. Sigue disfrutando, Filla.

NáN disse...

ánimo. Conste que su baño mañanero ha quedado prendido en nuestras mentes.

A filla do mar disse...

Fue fantástico, NáN, te lo aseguro.
Hacía muchos años que no me bañaba en el mar así, recién levantada.

Y bueno, en ese entorno, además, con ese agua y ese paisaje, la playa desierta...

Una maravilla que recordaré toda la vida.

Pese a tener la tristeza prendida hasta que vuelva el enano, ese momento y el fin de semana fueron un buen reflejo de la felicidad.

Y además hoy he hablado con él y me ha dicho un montón de cosas (inconexas). Entre otras que me quería como la trucha al trucho.

:-)

Y estaba feliz (él) y me dejó feliz a mí.

Ven a visitarnos, NáN, si no te arrepentirás... :-)

perplejo disse...

Esto es como un balneario.

Cuando me enfade o esté ansioso vendré a curarme.

Un saludo.

NáN disse...

Lo prometería, si no supiera que cuando quedaran días me inventaría una imposibilidad.

NáN disse...

Por cierto, ¿qué es eso de que tengas pena de que tu hijo se esté divirtiendo?
¡Ánimo, Cebrián, no te dejes: es una cenutria!

Jesús Miramón disse...

Sé que puede sonar ridículo pero la felicidad, incluso a través de esta línea de comunicación que son los blogs, es absolutamente contagiosa. Yo me alegro muchísimo por los dos.

---

Ojalá pueda conocer alguna vez esa playa maravillosa de Vicedo. Tal vez el año que viene cambiemos Asturias por Galicia buscando el norte, siempre el norte.

Besos (para ambos).

A filla do mar disse...

Anda, Perplejo, bienvenido!!
Aquí estamos, para lo que precise :-)

NáN, si yo de quien tengo pena es de mí... Por cierto que ya le has castellanizado el nombre. Me cag!
Cibrán, es Cibrán. ;-)

Cualquier día me presento ahí y te secuestro!!!

Ay! Jesús, Asturias es una maravilla también, pero deberíais hacer ese cambio, sin duda, por lo menos para conocer esto de cerca.

Buenos días y besos a todos.

NáN disse...

Anda, y yo que pensaba pedirle una suscripción gratuita a El País.

A filla do mar disse...

:-D