segunda-feira, 24 de agosto de 2009

Espinita


Un día fui a Madrid, de paseo, y además de ver a algunos amigos, conocer a mucha gente y pasármelo muy bien, se reavivó en mí un antiguo fuego que no había llegado a extinguirse todavía: mi pasión por las matemáticas.

Y me decidí a estudiarlas en profundidad, por fin.

Esto sucedió allá por el mes de mayo y yo, que me conozco y soy muy proclive al entusiasmo, me dije: "A ver, Martita, tú te informas, te enteras de las posibilidades, de los programas, del cómo y del cuándo y después... ya se verá". Esto me lo decía yo consciente de mi falta de perseverancia.

Me informé sobre las posibilidades de estudiar la licenciatura a distancia, consulté los programas de las asignaturas, los trámites y la documentación necesaria... las convalidaciones, ni tocarlas (no pienso utilizar ni la primera, me lo voy a estudiar todo, todo, desde el principio, que es lo que quiero y lo que me gusta), pero, en el fondo, la idea de que sería una emoción pasajera acompañaba mis indagaciones.

Pero aquí estoy, casi 4 meses después, consultando la página de la UNED para saber cuándo comienza el plazo de matrícula.

¡Que va en serio! ¡Que esta vez sí!

16 comentários:

NáN disse...

Ah, me alegra haber tenido ese pensamiento al lado aunque no me hubiera dado cuenta.

La burrocracia es igual para las matemáticas y para los bailes regionales.

A filla do mar disse...

Ya te habrás imaginado gracias a quién se reavivó el fuego, no? :-)

Ni te imaginas la ilusión que me hace y las ganas que tengo de empezar. Sin prisas, pudiendo pararme allí donde me venga en gana para sumergirme en lo que despierte, de una manera especial, mi curiosidad.

Lo de la licenciatura es únicamente una manera de seguir un programa más o menos estructurado y de poder contar con alguien a quien dirigirme cuando tenga dudas o necesite asesorarme. El título no me interesa lo más mínimo.

Fíjate, yo creí que te había comentado algo sobre el tema...

NáN disse...

Me acuerdo que por la mañana estabas radiante porque habías estado hablando de matemáticas con el hombrecillo ese del Bremen.

Pero no sabía que habías tomado esa estupenda decisión

Portorosa disse...

Será un placer, si lo haces con esas ganas que tienes.

Ánimo, de todos modos, además de enhorabuena.

Besos.

A filla do mar disse...

Es que hablar con ese hombre fue absolutamente revelador. Tanta pasión, tanta vocación... y tanta envidia por mi parte.

Cuando empecé a mirar los programas y a consultar algunos libros sentí tanta ilusión y tantas ganas que me parecía increible no haberme dado cuenta antes.

Y hoy, para animar este día gris que nos ha tocado, me voy de compras, a por lo que me resta de la Trilogía de Deptford. Qué le parece?

Anônimo disse...

a por lo que me resta de la Trilogía de Deptford


¡Anda, coño! Quién la pillara...

PORTOROSA, de anónimo por primera vez.

A filla do mar disse...

Pero que cara más dura!!!

david disse...

¡¡¡Oeee oe oe oeee!!!

Como estoy en México brindo en plan michelada al viento y gritejo de ayayayayyy al mar a ver si llegase allí.

Pero un consejo: no desprecies las convalidaciones. No para las asignaturas de la carrera en sí, sino -no sé cómo será la licenciatura a distancia, pero igual es como lo hice yo- para las asignaturas de libre configuración y pavadas así, si las hubiera.

¡Qué estupendo!

A filla do mar disse...

Hombre! Qué ilusión! El culpable en persona!

El primer a probado se lo voy a dedicar a usted y lo mismo le dedico la tesis, también, porque pienso doctorarme. ;-)

Pásenlo muy bien.

(Ah! Y gracias, claro, muchas gracias!)

morelli disse...

a mí también me encantan las matemáticas, a pesar de haber tenido muy malos profesores.

Comprendo tu ilusión.

Ánimo. Seguro que te diviertes.

Portorosa disse...

¿Pero tú no crees, Morelli, que se ha exagerado siempre la importancia de las matemáticas...?

:P

A filla do mar disse...

Muchas gracias, Morelli.

Y qué, disfrutando?

Bicos para ambos.

Miss Calamity disse...

¡Enhorabuena, Filla! Yo creo que lo importante es decidirse y tirar pa'lante. Mates, qué genial. A mí también me gustaban mucho de pequeña. =D

Ah, y, bueno, ya lo han dicho más arriba, pero aprovecha las posibles convalidaciones para asignaturas, digamos, parásito.

Un biquinho.

A filla do mar disse...

Lo mismo de las asignaturas parásito ni me matriculo, o sí y aprovecho para enterarme de cosas de las que, de otra manera, no tendría ni idea...

Mister blong disse...

¿Matemáticas??!! ¿Y qué fue de tu sueño de montar una granja?

A filla do mar disse...

Ay, Mister, Mister... La granja la descarté cuano me enteré de que, estudiando veterinaria, tendría que destripar animalillos.

Retomé después la idea, es verdad, junto a la de montar una empresa de limpieza, un centro de formación para mujeres, un...

(Quién serás?)