terça-feira, 14 de maio de 2013

Tripa

A veces tengo la sensación de que la vida me sobra. Depresión, supongo. Algo químico. Dicen que, al final, todo es química. E intento agarrarme a este argumento, mirarme para dentro (como de niña, cuando deseaba ser tripa), y ver los fluidos moviéndose por el cuerpo, la acción de las moléculas activando y desactivando terminales nerviosos.

Como consuelo es bastante pobre.

Cuando lo sientes físicamente, el golpeteo seco en la boca del estómago, es difícil creer que no se deba a algo más.

Caigo en mi propia trampa. ¿Qué sentido tiene vivir más allá de amar? ¿Qué me puede llevar a levantarme cada día, lavarme, alimentarme, trabajar?

Recuerdo que hubo un momento en mi vida (lo recuerdo muy bien, estaba en la ducha, muy temprano, en aquel primer piso que fue casa común, en el inicio de lo que creí que sería el resto de mi vida) en el que tuve la sensación de que mi trabajo podía cubrirlo casi todo. Me gustaba lo que hacía, me sentía útil y sabía hacerlo bien. Pero nunca más he vuelto a sentirlo. Y envidio a los que son capaces de enfrascarse en la rutina diaria, en la mesa, en la silla, en el despacho...

Yo solo deseo que se acabe cuanto antes para poder salir corriendo.

3 comentários:

Martes disse...

Si tu vida fuera del trabajo te gusta más que dentro... entonces es que todo va bien.
A mí mi trabajo me encanta, y a veces me da miedo pensar que hay pocas cosas que me gusten más, o que no sirvo para otra cosa que no sea mi trabajo. Se vuelven pensamientos muy negativos.

disse...

A mí últimamente me levanta mi hija. Mi trabajo me gusta, pero estar con ella me gusta más. No es fácil la rutina.
No sabes cómo te comprendo. Perfectamente.

A filla do mar disse...

Pues yo creo que pagaría por hacer tu trabajo, Fá.

Eso es lo que al final nos levanta a todos, no? Esa promesa de futuro.

Bienvenida.